El uso de servicios de telefonía por internet como Skype son ahora considerados un crimen en el país africano. 

 

Usar Skype o  Talk comenzó a ser un crimen en Etiopía desde el 24 de mayo pasado, penado con hasta 15 años de prisión. 

El gobierno dice que la decisión fue tomada por cuestiones de “seguridad nacional”, además de considerar a la telefonía IP como una “amenaza al monopolio estatal de comunicaciones telefónicas”, según informa Reporteros Sin Fronteras. Para completar el  de absoluta censura al uso de internet, el país africano  tiene un ISP, como es obvio, estatal, que controla el tráfico y el acceso para evitar la proliferación de sitios opositores. 

Además, el gobierno etíope está bloqueando la posibilidad de anonimato de los usuarios mediante sistemas como Tor: desde la empresa proveedora de internet estatal Ethio-Telecom se comenzó una inspección exhaustiva de paquetes desde el 31 de mayo, por lo que Tor resultó bloqueado durante una semana. Al respecto, los integrantes del proyecto que permite la navegación anónima dijeron que habían “analizado el mismo tipo de censura en China, Irán y Kazajistán“. 

De 82 millones de personas en el país, sólo el 0.75% (entre 600 y 700 mil personas) tienen acceso a internet, o lo tenían al menos hasta 2010, último año en que los datos fueron relevados. Además, la ley que pena con hasta 15 años el uso de telefonía IP, prohibe tráfico de audio y datos a través de redes sociales, tales como el video chat de Facebook. 

Desde Reporteros Sin Fronteras incluso acusan a algunas empresas estatales, como la imprenta Berhanena Selam, que monopoliza la impresión de revistas y diarios en Etiopía, de presionar para lograr la censura de contenido antes de la publicación, como sería en este caso, y además reclaman que, de permitir estos cambios negativos, el país “atrasará veinte años en cuestiones de libertad de prensa“.